Las Cerezas del Valle del Jerte

Estas cerezas recolectadas en el Valle de Jerte (Cáceres, España) son conocidas popularmente como picota. Es muy conocida internacionalmente (se exporta a Alemania, Francia y Reino Unido, entre otros) y apreciada por su calidad y sabor. Las picotas son muy usadas en repostería, concretamente escarchadas o en almíbar. 

cereza

Todo lo que tienes que saber sobre las cerezas del Valle del Jerte

Las cerezas del Valle del Jerte son uno de los productos estrella de la geografía cacereña y, seguramente, de las frutas más prestigiosas de todo el estado español. Gracias a las cualidades de sus tierras y su clima, el Valle del Jerte es un lugar ideal para la plantación de estas variedades; su siembra, recolecta y consumo se ha convertido en tradición generación tras generación, y hoy en día es uno de los principales atractivos gastronómicos y turísticos de la zona. Hoy vamos a aprender un poco más sobre estas magníficas obras de la naturaleza, ¡empezamos!

Características y usos

Las cerezas del Valle del Jerte son también conocidas coloquialmente como picotas, gozan de ser unas frutas muy variadas. La más conocida es la picota Ambrunés, una cereza con color rojo oscuro con una producción anual superior a los 3.400.000 kilogramos, aunque existen muchas más variedades.

Otras variedades reconocidas son la picota colorada, de color rojo claro, una variedad más dura de cereza que suele usarse mucho para conservas; la picota negra, de aspecto oscuro y no tan dulce como las demás variedades, y la picota limón negro, una variedad parecida a la picota negra pero algo más dulce.



Los usos que se les da a estas cerezas son también bastante variadas. La forma más común y conocida es consumirlas directamente una vez que las frutas hayan madurado; comer unas buenas cerezas cacereñas es un placer de otro mundo. También es común utilizarlas en repostería en forma escarchada, en almíbar sobre tartas o pasteles; dan un toque afrutado muy agradable. Otro uso curioso que se le da a las picotas es el de colorante natural, ya que su color rojo aguanta muy bien en diferentes cuerpos.

Denominación de Origen y calidad suprema

La calidad de estas cerezas es reconocida tanto a nivel estatal, gracias a la indicación de Denominación de Origen Protegida que tienen estas variedades, como a nivel internacional, ya que es una fruta muy exportada, sobre todo a Alemania, Francia o Reino Unido, donde el consumo de picotas es cada vez más alto.

Las fechas de su recolecta están muy marcadas al ser una fruta de temporada y, para mantener su gran calidad, se procura producirlas solamente en ciertas fecha. Concretamente, la recolección de las cerezas comienza normalmente a principios de mayo y se alarga hasta finales de julio, ya que algunas variedades tardan más que otras en madurar. También influye el factor altitud; a mayor altura de la plantación, las cerezas tardan más en madurar, lo cual varía el tiempo de maduración.

En resumen, podemos decir que la picotas del Valle del Jerte cacereño son uno de los productos estrella de la agricultura peninsular y que, debido a sus múltiples usos y su excelente sabor y calidad, sus variedades están muy cotizadas tanto a nivel estatal como a nivel internacional. Si eres amante de la fruta y de las cerezas, estos manjares nunca deben faltar en tu nevera.